13 junio, 2018

USO Y ABUSO DE LOS 'MALOS USOS" MEDIEVALES

Viendo la serie "La catedral del Mar" basada en el libro homónimo de Ildefonso Falcones, y recordando su lectura (por cierto, ficción muy fiel a la novela, lo cual se agradece porque es como estar viendo la novela) con las innumerables desgracias de Bernat Estanyol y su hijo Arnau, que la próxima entrada del blog versaría sobre los malos usos señoriales medievales.

Los malos usos eran prestaciones feudales que los campesinos medievales se veían obligados a cumplir ante su señor, pues se hallaban unidos a él mediante vínculos de dependencia personal. Estos malos usos se denominaban así por la pesada carga que los campesinos se veían obligados a soportar, sujetos no sólo a las arbitrariedades coercitivas del régimen señorial de tipo  económico, sino también de tipo personal, ya que se hallaban adscritos a la tierra que cultivaban, sin posibilidad de abandonarla salvo que pagaran una elevada cantidad.

La situación del campesinado dependiente del régimen señorial, agravada por el aumento de la presión fiscal, hizo que la abolición de los Malos Usos fuese el origen de una serie de conflictos entre campesinos y señores, sobre todo en la Corona de Aragón.

Entre los siglos XIII y XIV la corona de Aragón prosperó económicamente gracias a la buena marcha de la producción agraria, a esto ayudaría que las relaciones feudales en torno a las explotaciones señoriales fueron reguladas mediante una completa institucionalización de la servidumbre, con dos momentos clave, las cortes de Cervera en 1202 y las cortes de Barcelona en 1283. De esta manera los rígidos contratos de servidumbre fueron tácitamente aceptados por señores y campesinos, porque la estabilidad contractual beneficiaba a ambas partes. En los contratos el campesino quedaba totalmente adscrito a la tierra que ocupaba, a parte de quedar a merced del señor en aspectos económicos, jurídicos, procesales y demás componentes del ius maletractandi, con la potestad del señor sobre su siervo para maltratarle si no cumplía lo pactado.


Estas condiciones fueron pasadas por alto mientras la situación económica de los señores era buena, pero a partir del año 1333 todo cambia, pues fue un año de una fuerte hambruna, debida a una climatología lluviosa que echó a perder las cosechas. A ello habría de añadirse a partir de 1348 diversos brotes de la temida Peste Negra que asoló la corona aragonesa, y que convertida en pandemia no permitió la recuperación del campo. Y si esto fuera poco al desastre contribuyó la Guerra de los dos Pedros (entre Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón) conflicto que tuvo lugar entre 1356 y 1369 y que vino a empeorar aún más la situación de los campos de la Corona de Aragón.


Ante la crisis agraria y demográfica surgieron los conflictos, puesto que los señores vieron reducir sus rentas y peligrar su privilegiado nivel de vida. Los señores querían volver a tener los mismos ingresos que antes de la epidemia de Peste, cuando contaban con muchos menos trabajadores. Ante esta situación los campesinos empezaron a organizarse lo que fue contestado por los señores feudales que prohibieron las reuniones campesinas y, además, para hacer aumentar sus ingresos abusaron de la utilización de los Malos Usos, todo ello con el apoyo tácito de una monarquía débil que necesitaba, en tiempos de guerra, a las tropas que proporcionaban los señores en su enfrentamiento con la corona de Castilla. De ello se derivó una nueva sanción legal de los Malos Usos en las Cortes de Zaragoza en 1380 ratificada por el rey Pedro IV.


Los Malos Usos formaban parte del Ius Maletractandi que ya incluía la posibilidad de ejercer la coerción tanto sobre las personas como sobre los bienes al juicio arbitrario del señor. Así los Malos Usos afectaban sobre todo a los bienes materiales, pero al estar incluidos en el Ius Maletractandi que contenía disposiciones que permitían al señor, por ejemplo, poner grilletes a sus siervos, encarcelarles, requisar sus bienes etc.

Los principales Malos Usos fueron seis:

- La Intestia.
Era el derecho que el señor tenía sobre el hombre de remensa por el que la tercera parte de todos los bienes del payés, que moría sin testar correspondían al señor, en el caso de que sobreviviera uno de los cónyuges y quedasen hijos en el matrimonio. En el caso de que no quedasen hijos, la mitad de los bienes pasaban al señor y la otra mitad a los parientes del difunto (aunque viviera la mujer).

- La Exorquía.
Cuando un campesino moría sin descendencia, correspondía al señor una parte de sus bienes equivalente a la legítima que correspondería si tuviera hijos. Era diversa en su cuantía según las épocas y territorios. Quien dejase hijos póstumos no entraba en el grupo de payeses a quienes se podía aplicar esta norma. En el caso de que recayera sobre una misma persona la intestia y la exorquia, el señor solo percibía uno de los derechos.



- La Cugucia.
La cugucia trataba del adulterio cometido por la mujer del campesino y las sanciones a imponer. Si el adulterio había sido consentido por el marido la totalidad de los bienes de la mujer pasaban a ser propiedad del señor. Si se había realizado sin el consentimiento del esposo la mitad de los bienes eran para el señor y la otra mitad para el marido.


-La arsina.
Mal uso mediante el cual el señor podía apropiarse de una parte de los bienes del siervo, fijada previamente a su arbitrio, en el caso que se demostrase negligencia ante una catástrofe sufrida en los campos, como podía ser un incendio, una inundación, una putrefacción del grano almacenado o el derrumbamiento de alguna construcción. Los señores a la mínima acusaban de negligentes a sus siervos, que poco podían hacer para demostrar su inocencia.

- La Firma de Spoli.
Era la cantidad que el señor obtenía del siervo cuando éste, para asegurar la percepción de la dote matrimonial a su mujer, ofrecía como garantía una hipoteca sobre las tierras percibidas por el señor feudal. La firma de spoli se conformó en la práctica como una condición indispensable para celebrar los matrimonios, así quien quisiera casarse debía pagar el canon de la hipoteca al señor feudal de manera obligatoria.

- La Remensa.
Los campesinos sometidos a este mal uso quedaban convertidos en siervos totalmente circunscritos no solo al territorio donde prestaban su trabajo, sino que el señor también era dueño de su libertad individual. Para conseguir al libertad el campesino debía pagar la remença, una elevada cantidad de dinero, no fijada de antemano, y que el señor la decidía según su voluntad. Estaba considerado como el peor de los malos usos, ya que esclavizaba al campesino a la tierra, por lo que todos los demas malos usos recaían en él. Además con la crisis los señores no veían con buenos ojos la posible marcha de uno de sus siervos, su mano de obra, por lo que la cantidad que solían pedir por su libertad era tan desorbitada que no podía pagarse.

Un caso controvertido es el mal uso del Derecho de pernada que consistía en la potestad de los señores feudales de mantener relaciones sexuales con cualquier doncella sierva de su feudo que fuera a contraer matrimonio con uno de sus siervos. Los investigadores no han encontrado ninguna ley medieval que recogiera este privilegio del Ius Primae noctis, aunque si existen documentos escritos oficiales legales referentes a este mal uso. Así, hay quien acepta que se trataba de un derecho señorial; otros piensan que era un ritual simbólico de sumisión que se saldaba con el pago de una tasa en especie o en metálico y una ceremonia; y otros aceptan que el abuso sexual era un hecho social (no referido a las bodas pero sí a la servidumbre feudal) pero no un derecho, más bien el reflejo de la dominación de una clase privilegiada y de la baja consideración que se tenía a la mujer en aquella época.

Al final los malos usos generaron tal descontento generalizado que se materializó en una guerra entre unos campesinos cansados de soportar tales condiciones abusivas e injustas y unos señores privados de ingresos y peleados entre sí por la escasez de mano de obra y la crisis: la Guerra Remensa (1460).

Los Malos Usos serían abolidos en 1486 con la promulgación de la sentencia arbitral de Guadalupe propiciada por el rey Fernando II de Aragón, más conocido como Fernando el Católico. Ello también ayudaría a pacificar la situación entre señores y campesinos.


---------------------------------------------------------------------------------

Referencias:
http://www.lahistoriaconmapas.com/historia/historia2/definicion-de-malos-usos/
Antoni Jordà Fernandez. Los remensas: evolución de un conflicto jurídico y social del campesinado catalán en la Edad Media. Boletín de la Real Academia de la Historia.



22 mayo, 2018

LOS LEGENDARIOS DOCE TRABAJOS DE HÉRCULES

Hércules
Heracles (Hércules) es uno de los héroes más célebres y populares dela mitología clásica. Hijo del todopoderoso Zeus y de una mortal, Alcmena, desde niño sufrió los celos de Hera, la esposa de Zeus.

Alcmena fue madre de los gemelos Hércules e Ificles, pero los niños tuvieron distintos padres. Mientras Hércules era hijo de Zeus, Ificles lo era del esposo de Alcmena, Anfitrión. ¿Cómo pudo suceder? Tras la muerte de sus hermanos en lucha con Pterelao, Alcmena había jurado no entregarse a su marido hasta que sus hermanos fuesen vengados, y Anfitrión emprendió para ello una guerra contra los tafios, que habían luchado contra Electrión. La noche que Anfitrión regresaba victorioso, Zeus adoptó su apariencia y tomó a Alcmena, pero esa misma noche también el propio Anfitrión yació con su esposa.

Hera sintió celos de Alcmena y temiendo que el hijo que diera a luz reinara en Argos, le pidió a la diosa de los alumbramientos, Ilitía, que demorase el nacimiento de Heracles y que, en cambio, apresurase la venida al mundo de su primo Euristeo, quien así heredaría Argos.

Atenea advirtió a Alcmena de que Hera trataría de perjudicar a Heracles, pero su valor y la protección de los dioses le valdría larga vida y gloriosas hazañas.

Una medianoche, siendo aún muy niños, Hera introdujo una serpiente venenosa en la habitación de ambos, Ificles rompió a llorar pero Heracles cogió a la serpiente y la estranguló. Fue entonces cuando tanto Alcmena como Anfitrión comprendieron que el pequeño Hércules era hijo de un dios.

Se cuenta que la Vía Láctea se formó cuando Hera amamantó al pequeño Héracles, a petición de Atenea, pero el niño chupó tan fuerte que la diosa lo apartó de sí de forma tan brusca que la leche se derramó formando nuestra galaxia.
El pequeño Hércules estrangula la
serpiente. Pompeo Batoni (1743)

Hércules creció sano y fuerte, alcanzando una talla y fuerza extraordinarias, gracias a los cuidados de sus maestros y de su padre adoptivo Anfitrión, que lo envío al campo para que cuidara los rebaños y fortaleciera su cuerpo. Entre sus maestros se encontraban Radamantis, que le enseñó a manejar el arco, Cástor que le enseñó a combatir, el centauro Quirón que le enseñó Medicina y Astronomía, y Lino, su maestro de música, al cual mataría en un ataque de ira, al no aceptar sus reprimendas.

La rencorosa Hera le provocó un ataque de locura en el transcurso del cual mató a su mujer, a sus hijos y a dos de sus sobrinos. Al despertar y descubrir los terribles actos que había cometido, sintió tal dolor y vergüenza que se aisló del mundo eligiendo una vida dura y laboriosa.

Su hermano Ificles le convenció para que consultara el Oráculo de Delfos, cuya sibila, le mandó para expiar su culpa, diez trabajos que dispondría Euristeo, pero que se convirtieron en doce, ya que Hera propuso la invalidez de dos de ellos. Y es que Euristeo celoso de la reputación de Heracles y temiendo ser destronado algún día (no hay que olvidar que Heracles hubiera sido el legítimo heredero de Argos de no haber intervenido la intrigante Hera), le persiguió sin descanso y se cuidó de darle los trabajos fuera de sus estados para que no perturbara su reinado.

Los doce trabajos casi imposibles que Euristeo ordenó a Heracles fueron los siguientes:


1. Matar al león de Nemea.
Euristeo ordena a Heracles que mate y le lleve un enorme y feroz león que asolaba la región de Nemea, devorando a sus habitantes y a los rebaños. Su piel era tan gruesa que era invulnerable a las armas de los hombres por lo que idea un plan que consiste en acorralarlo en su cueva, bloqueando con una red una de las dos entradas y lo azuza para que entre por una de ellas lo acorrala y lo mata estrangulándolo. Además Heracles debía despojar al animal de su piel utilizando sus propias zarpas. Con la gruesa piel del león Heracles confeccionó una armadura y con su cabeza un yelmo.

2. Matar a la Hidra de Lerna.
En el Lago de Lerna, una zona pantanosa, tenía su guarida una hidra, monstruo acuático en forma de serpiente de nueve cabezas, que se regeneraban  y duplicaban cuando eran cortadas. Esta hidra tenía atemorizada a la comarca. Heracles la hace salir lanzándole flechas y durante el combate cuenta con la ayuda de su sobrino Yolao. Hera envía un gigantesco cangrejo para que ayude a la hidra y pellizque y estorbe a Heracles. Yolao tiene la idea de quemar los cuellos de la hidra y que no se puedan regenerar. Finalmente toma la cabeza central de la hidra que era inmortal y la entierra bajo una gran roca. Además empapó sus flechas con su sangre que era venenosa,lo que le serviría para futuras aventuras. Este trabajo sería invalidado tras ser informado Euristeo de que se ayudó de Yolao.

Relieve sarcófago con los trabajos de Hércules. Palazzo Altemps en Roma

3. Capturar a la cierva de Cerinea.
Euristeo impuso a Heracles la caza de una cierva con pezuñas y cornamenta de oro, consagrada a la diosa Artemisa, por lo que debía capturarla y no matarla. El héroe la persiguió durante un año entero ya que era tan veloz que era imposible alcanzarla, hasta que un día agotada paró a beber en un río, lo cual fue aprovechado por Heracles que le disparó una flecha entre las patas delanteras, sin herirla. Una vez inmovilizada, la apresó y la llevó a Micenas para que Euristeo la viera.

4. Capturar al Jabalí de Erimanto.
Este jabalí era una criatura que habitaba en Erimanto (un monte de Arcadia) y que causaba terribles estragos saqueando los sembrados de los alrededores y alimentándose de hombres. Tal fuerza tenía que era capaz de arrancar árboles de raíz con sus colmillos. Con fuertes gritos Heracles lo hizo salir de su escondrijo entre los matorrales, y acorralándolo en una zona cubierta de nieve, saltó sobre su lomo, lo redujo y lo ató con cadenas, cargándoselo sobre sus espaldas y llevándolo vivo a Micenas. Cuando Euristeo lo vio se asustó tanto que se escondió en una gran tinaja de bronce, fabricada por él mismo como refugio en caso de peligro.

5. Limpiar los establos del rey Augías en un sólo día.
Augías, hijo del dios Helios, disponía de un rebaño de bueyes que lo convertía en el mayor del país, y es que contaba con doce bueyes regalados por su padre, que protegían al resto de la manada de cualquier ataque. Pero este rebaño se guardaba en unos establos que no se habían limpiado nunca. Y Euristeo, para humillar a Heracles, le ordena que se encargue de ello y que lo haga en un solo día. Pero el astuto héroe abrió los dos laterales de los establos, y desvía el curso de los ríos Alfeo y Peneo para que las aguas corrieran por su interior y arrastraran el estiércol. Este trabajo fue uno de los invalidados ya que Augías afirmaba que el trabajo lo habían realizado los dioses fluviales y Euristeo que el trabajo fue realizado para Augías y no para él, puesto que conocía la apuesta que habían realizado Heracles y Augías, de que le regalaría parte del ganado sí lograba completar el trabajo.

Mosaico de los Doce Trabajos de Hércules
Museo Arqueológico Nacional

6. Matar a los pájaros del Lago Estínfalo.
Estas aves tenían pico, alas y garras de bronce, eran un auténtico peligro ya que eran carnívoros, llegando a atacar al ganado y a la población, además sus excrementos venenosos arruinaban los cultivos. Eran tan numerosos que Heracles no sabía qué hacer ya que su arco no era suficiente para acabar con ellos y su fuerza en esta situación no servía de nada, además el lago Estínfalo era impenetrable. Entonces apareció la diosa Atenea, que le dio un cascabel de bronce y le dijo que lo hiciera sonar desde una alta colina. Así lo hizo, y los pájaros se asustaron levantando el vuelo, lo que fue aprovechado por el héroe para matarlos con sus flechas.


7. Capturar al Toro de Creta.
Al morir el rey de Creta sus tres hijos se disputan el trono; Minos, el mayor, pide a dios Poseidón que le favorezca, y le envía un esplendoroso toro como signo de reconocimiento a su derecho a gobernar. Pero Minos a cambio debía sacrificarlo como muestra de lealtad divina, pero quedó tan admirado con el animal que decidió quedárselo y sacrificar a otro toro. Como castigo Poseidón enloqueció al animal. Euristeo ordenó a Heracles que lo capturara, y Minos le dió permiso para que lo hiciera ya que causaba estragos en Creta. Heracles lanzándose desde un árbol sobre el formidable animal, lo redujo tras una larga lucha y le puso una anilla en la nariz, y tras ello lo llevó a Micenas.


8. Robar las Yeguas de Diomedes.
Diomedes era un gigante, rey de una belicosa tribu que habitaba en Tracia (los bistones) que guardaba en sus establos, atadas con cadenas, unas feroces yeguas que se alimentaban de carne humana, de sus inocentes huéspedes. Heracles embarcó con algunos voluntarios y se las arrebató a Diomedes, quien persiguió y atacó a Heracles. Pero el héroe le venció y lo arrojó vivo a las yeguas que lo devoraron, tras lo cual éstas se volvieron mansas, y las pudo atar al carro de Diomedes, y llevarlas a Micenas donde fueron entregadas a Hera.

9. Robar el Cinturón de Hipólita.
Admete, la hija de Euristeo, fue la que dispuso este noveno trabajo, pues quiso tener el cinturón mágico de Hipólita, la reina de las Amazonas. Famosas jinetes, las amazonas llevan arcos de bronce, hachas y escudos en forma de media luna, y lucen cinturones confeccionados con pieles de animales.
Hipólita atraída por Heracles le ofrece el cinturón sin condiciones. Pero Hera, disfrazada, hace correr el rumor de que el héroe quiere raptar a la reina. Las amazonas se sienten engañadas y atacan a Heracles, que apresa a la capitana, Melanipa. Hipólita entrega el cinturón a Heracles como rescate.

Hércules luchando con las amazonas. 

10. Robar el ganado de Gerión.
Como décimo trabajo Euristeo manda a Heracles a Eriteia (actual Cádiz) donde vivía Gerión, un terrible gigante antropomorfo de tres cuerpos, con sus respectivas cabezas y extremidades. Gerión era dueño de un formidable rebaño de bueyes rojos, que eran custodiados por el fiel pastor Euritión y por Ortro, perro de dos cabezas hermano de Cerbero (guardián de la puerta del Hades). El héroe tras cruzar el desierto libio pidió al dios Helios que le prestara la copa dorada para poder llegar al lejano Occidente. Al llegar al final del Mediterráneo Heracles apartó las rocas que le impedían seguir erigiendo sus célebres columnas en el estrecho de Gibraltar, las columnas de Hércules. Una vez llega Eriteia mata al pastor, al perro y al propio Gerión, atravesando sus tres cuerpos con la espada. Tras un largo viaje de vuelta, lleno de obstáculos, Heracles entrega los bueyes a Euristeo.

11. Robar las manzanas del Jardín de las Hespérides.
Como regalo de boda para el dios Zeus y su esposa Hera, Gea (diosa de la Tierra) les regala unas manzanas de oro. Hera las planta en su jardín (situado cerca de la cordillera del Atlas, en el norte de áfrica), custodiado por un dragón de cien cabezas llamado Ladón, y por las tres ninfas Hespérides, hijas de Atlas, el titán condenado por Zeus a cargar sobre sus hombros el Cielo. Euristeo le manda conseguir conseguir las manzanas, y para ello Heracles pacta con Atlas: él le sostendría su pesada carga y el titan iría a buscarlas. Pero cuando Atlas regresa con las manzanas se propone llevarlas él mismo al rey. El héroe le engaña aceptando quedarse en el lugar de Atlas, con la condición de que le sujetase un momento la esfera celeste, mientras se colocaba una almohada, lo que fue aprovechado por Heracles para tomar las manzanas y marcharse.

Hércules en el Jardín de las Hespérides de
Giovanni Antonio Pellegrini

12. Capturar a Cerbero y sacarlo de los Infiernos.
Fue el último de los doce trabajos de Héracles y consistió en capturar a Cerbero, el perro de Hades que guardaba las puertas del Inframundo y que impedía que los muertos salieran y los vivos entraran. Cerbero era un monstruo de tres cabezas, con una cabelleras de serpientes y una cola acabada en aguijón de escorpión. Para llevar a cabo la gesta Heracles tuvo primero que ser iniciado en los misterios eleusinos (ritos de iniciación anuales a las diosas Deméter y Perséfone) y aprender así cómo entrar y salir vivo del Hades, y de paso para absolverse así mismo de la culpa por haber matado a su familia. Encontró la entrada al Hades en Ténaro. Atenea y Hermes le ayudaron a traspasar la entrada a la ida y a la vuelta. El barquero Caronte le llevó a través del río Aqueronte (uno de los ríos del Inframundo) y una vez en el Hades, y antes de realizar su misión, libera a Teseo que había sido apresado por Hades cuando, junto a Pirítoo, intentaron raptar a Perséfone. Heracles pidió permiso a Hades para llevarse a Cerbero, y este se lo dio a cambio de que lo dominara sin hacerle daño, lo que logró al tratarlo con amabilidad. Otra versión cuenta que Heracles disparó a Hades una flecha, dejándolo fuera de combate, y tras una violenta lucha con el animal logró capturarlo.

Los seis primeros trabajos del héroe tuvieron lugar en Grecia, mientras que los otros seis posteriores se distribuyeron por el mundo conocido. También los griegos, como si siguieran los pasos de Heracles, se lanzaron a Partir del S. VI a.C. al descubrimiento y colonización de las tierras que rodeaban el Mediterráneo.

La victoria de Heracles en todos sus trabajos, su victoria sobre los monstruos que atemorizaban a las gentes y asolaban regiones, se entiende como el triunfo de la razón sobre la irracionalidad, a raíz de lo cual se inició una nueva visión del mundo, en manos de la civilización griega.



---------------------------------------------------------------------------------
Referencias:
https://www.educaixa.com/microsites/El_Mediterrani_del_mite_a_la_rao/doce_trabajos_heracles/
Pierre Commelin. La mitología griega y romana. La Esfera de los libros (edic.2017)



16 abril, 2018

LA GUERRA DE LOS PASTELES : PRIMER CONFLICTO ARMADO ENTRE MÉXICO Y FRANCIA

Un 16 de abril pero del año 1838 se inició la conocida como Guerra de los pasteles, que aunque por el nombre parece un simple juego no lo fue, de hecho ha pasado a la historia como el primer conflicto bélico entre México y Francia.

Bombardeo de San Juan de Ulúa (1838)

El señor Remontel, ciudadano francés dueño de un restaurante en la antigua villa de Tacubaya (México), denunció que en 1832 oficiales del entonces presidente Antonio López de Santa Anna se hicieron un simpa, es decir, se marcharon sin pagar tras haber saboreado su finísima repostería, aprovechando los frecuentes disturbios y motines producidos por doquier. Por esa deuda impagada monsieur Remontel exigió una indemnización nada menos que de 60.000 pesos lo cual fue motivo de chanza en la prensa.

El contexto de este conflicto internacional fue el de una crisis generalizada en todo el país con una economía paralizada, inseguridad y malas comunicaciones, levantamientos armados, por tanto el caldo de cultivo perfecto para la creciente inestabilidad.

Un año antes de iniciarse el conflicto, en 1837, el gobierno debía atender no solo los asuntos internos, sino también vigilar lo que ocurría en las fronteras constantemente en peligro, puesto que España se resistía a dar por perdida la que fuera su colonia más rica y próspera, poniendo en marcha varios proyectos de reconquista; además otras potencias como Inglaterra, Estados Unidos y Francia, hallaron pretextos durante gran parte del S.XIX para intimidar México, llegando en algún caso a la invasión.

En ese contexto el gobierno mexicano recibió un aluvión de reclamaciones de extranjeros que se decían afectados en sus bienes y negocios. Los franceses adoptaron una posición especialmente exigente, acumulando quejas y demandando, con prepotencia, solución a situaciones en muchos casos exageradas.

Contralmirante Charles Baudin
El canciller francés Louis Mathie Molé ordenó a su ministro en México, Antoine Louis Deffaudis, presentar un ultimátum para el pago de una indemnización global de 600.000 pesos, cantidad inasumible para las arcas nacionales mexicanas, que estaban en riesgo de vaciarse permanentemente. Además el gobierno mexicano se resistía a reconocer tal abuso porque no se sentía responsable de los disturbios políticos, y preveía que, si aceptaba dichas exigencias, sentaría un precedente que podría ser aprovechado también por otros países.

A finales de 1837 la situación se agravó tras el fusilamiento de un ciudadano francés acusado de piratería, pero no sería hasta febrero de 1838 cuando la amenaza se convirtió en realidad, pues una escuadrilla francesa a las órdenes del comandante Bazoche recaló en Antón Lizardo en Veracruz.

El barón Deffaudis se dirigió a Veracruz para estar lo más cerca posible de los hechos que se preparaban, permaneciendo dos meses a bordo de la fragata Herminia, desde donde esperaba instrucciones de Francia. El rey francés, Luis Felipe, tomó la decisión de enviar más fuerzas navales para responder a los agravios contra sus súbditos.

Deffaudis, lanzó un ultimátum al gobierno mexicano ensalzando la benevolencia de Francia y echando en cara a los mexicanos el desdén con que trataban sus reclamaciones, y puso como plazo el 15 de abril para para arreglar un tratado de navegación y comercio, no imponiendo a los franceses contribuciones de guerra de ninguna especie y a no establecer coto a al comercio al menudeo (venta al por menor) ejercido por los franceses. De no recibir respuesta en el plazo determinado se adoptarían las medidas necesarias hasta conseguir el cumplimiento de sus reclamaciones.

El gobierno mexicano con su presidente a la cabeza, declaró que no entraría en negociaciones formales mientras la escuadrilla francesa estuviera atracada en Veracruz, aprovechando un ambiente de orgullo nacional que unificó a los mexicanos para defender su soberanía frente a la soberbia francesa.

Fuerte de San Juan de Ulúa
El 16 de abril el comandante de la escuadra francesa en el Golfo, almirante Bazoche, declaró el cese de las relaciones entre México y Francia, y el bloqueo de todos los puertos de la República. Pero en realidad solo el puerto de Veracruz estuvo sitiado, y sus actividades paralizadas durante siete meses. Pasados los meses y sin llegar a un acuerdo, Bazoche fue sustituido por el contralmirante Charles Baudin, veterano de las guerras napoleónicas, quien llegó acompañado del príncipe Joinville, hijo del rey Luis Felipe.


A finales de noviembre los cañones de la marina francesa lanzaron cientos de balas y bombas al fuerte de Ulúa. La desproporción de fuerzas y armas dio como  resultado la destrucción de la fortaleza y numerosas bajas. Una junta de guerra declaró entonces la capitulación, el castillo fue entregado a Baudin y la bandera francesa fue izada.

Como respuesta, el gobierno mexicano ordenó la salida de todos los franceses del país, rechazó la capitulación, aumentó las fuerzas del ejército y nombró un nuevo jefe de operaciones en Veracruz, el general Antonio López de Santa Anna, quien estaba decidido a defender el puerto a como diera lugar.Prohibió que los franceses entraran en la ciudad y llamó a las fuerzas comandadas por el general Mariano Arista a combatir con toda violencia.


General Antonio López de Santa Anna

El 5 de diciembre de 1838, el príncipe Joinville ordenó un ataque al baluarte donde estaba Santa Anna disparando directamente a los soldados que formaban la guardia del general mexicano, dando muerte a varios de ellos y tomando prisionero a Arista.

Los franceses se replegaron pensándose vencedores, pero Santa Anna decidió pasar al ataque y con 300 hombres avanzó por el muelle, los franceses vieron la acción y descargaron metralla. La refriega se saldó con nueve muertos y otros tantos heridos, entre ellos el general Santa Anna.

La coyuntura bélica afectaba también a otros intereses, en concreto a los comerciantes ingleses, quienes decidieron mostrar la fuerza de su flota (a finales de año fondearon en Veracruz once barcos provistos de 370 cañones) cuya intención era forzar a los franceses a negociar la paz. El comandante francés se vio obligado entonces a deliberar con con el ministro inglés, Pakenham, y a aceptar su mediación.

Las negociaciones tuvieron lugar a comienzos de 1839, el gobierno francés estaba representado por Charles Baudin, y el gobierno mexicano por Manuel Eduardo de Gorostiza, ministro de relaciones exteriores, y por el expresidente Guadalupe Victoria. El resultado de las conversaciones fue un tratado de paz firmado el 9 de marzo, que estipulaba que los franceses devolvía el castillo de San Juan de Ulúa, y por su parte Mexico prometía anular los préstamos forzosos y pagar 600.000 pesos de indemnización. Ambos países se concedían además el trato de nación más favorecida, iniciando negociaciones para firmar un tratado de comercio.

La firma de estos acuerdos consiguieron poner paz entre México y Francia, pero la famosa deuda no se pudo cubrir como lo exigían los franceses, con lo que años después, serviría de pretexto para una nueva invasión contra México.

Por tanto, aunque la primera intervención de Francia en México haya pasado a la historia relacionada con unos pasteles, la realidad es que se trató de un conflicto de carácter económico y comercial, como tantos otros, antes y después.


---------------------------------------------------------------------------------
Referencias:
http://www.inehrm.gob.mx/Portal/PtMain.php?pagina=pasteles-articulo


02 abril, 2018

LUGARES CON HISTORIA: ESTACIÓN INTERNACIONAL DE CANFRANC

La ya casi centenaria estación internacional de Canfranc es  sin duda un lugar con historia. Inaugurada en 1928 bajo el reinado de Alfonso XIII, la estación unía España y Francia a través de una serie de túneles que atravesaban los Pirineos y durante cuatro décadas sirvió de enlace ferroviario internacional con Europa. Sería durante la Segunda Guerra Mundial cuando esta imponente construcción vivió sus momentos de mayor esplendor y protagonismo siendo refugio de judíos y almacén de oro nazi.

Estación Internacional de Canfranc

La estación de Canfranc (Huesca) fue el complejo ferroviario más importante de los construidos en España durante el primer tercio del S.XX, y el segundo de Europa tras la estación alemana de Leipzig. La estación se dividía en dos partes, la española y la francesa con sus correspondientes jurisdicciones.

La idea principal del proyecto era la creación de un paso fronterizo a través de los Pirineos que comunicase España y Francia a través del túnel del Somport. Las compañías ferroviarias Midi Francés y Norte de España presentaron el proyecto de la estación internacional entre 1909-1910.

Pero los antecedentes de la Estación de Canfranc se remontan a 1853 año en que se firmó el manifiesto "Los aragoneses a la nación española", un documento en el que se pedía por primera vez la construcción de una línea de ferrocarril que uniera Madrid y Paris a través del Pirineo aragonés.

Petición de la línea ferroviaria Madrid-Paris
a través del Pirineo Aragonés (1853)

El edificio fue diseñado por el ingeniero Fernando Ramírez de Dampierre y sus obras comenzaron en 1921. En este tiempo el proyecto original sufrió cambios que no afectaron al aspecto externo del edificio pero sí a su estructura y a algunos elementos de la construcción. La muerte de Ramírez Dampierre durante el transcurso de las obras fue un contratiempo resuelto con la contratación del ingeniero Ramón Martínez de Velasco quien finalizaría la construcción. En total el coste ascendió a tres millones de las antiguas pesetas.

El 18 de julio de 1928 se inauguró oficialmente la Estación Internacional de Canfranc con la presencia del rey Alfonso XIII y el presidente de la República francesa Gaston Doumergue.

Inauguración de la Estación Internacional de Canfranc (1928)

Desde el punto de vista arquitectónico, la Estación de Canfranc consta de un edificio principal de 241 metros de longitud, varios muelles para transbordo de mercancías y el depósito de máquinas. En su construcción se utilizaron diferentes materiales como el cristal, el hormigón armado y el hierro, habituales en la arquitectura industrial de la época. El edificio está formado por siete piezas totalmente independientes que se conforman a partir del edificio central de viajeros que, con su llamativa cúpula, marca el eje del conjunto.

En la planta baja se ubicaron las dependencias de mayor categoría como el vestíbulo, que situado bajo la cúpula central estaba decorado con pilastras adosadas de corte clasicista, capiteles y molduras de escayola y trabajo en madera estilo déco. Allí se situaban las taquillas y las ventanillas de información para los viajeros. En la planta baja se encontraba también el restaurante del Hotel Internacional, las oficinas de las compañías de ferrocarriles del Norte y del Midi, los servicios aduaneros y las dependencias auxiliares como telégrafos, correos y servicios médicos. Todo el conjunto formaba un espacio grandioso.

Exteriormente presenta un tejado curvo apizarrado a cuatro vertientes, que se coronan con cuatro pináculos apiraminados dispuestos en sus flancos. Y los dos pisos del cuerpo se abren mediante arcos de medio punto a la zona de las vías y sobre estas dos galerías se abren vanos abuhardillados en la cubierta que denota una clara influencia de la arquitectura francesa.

Interior de la estación de Canfranc

Fue un proyecto lleno de dificultades y no sólo arquitectónicas puesto que la abrupta orografía de la zona obligó a desviar el cauce del río Aragón, nivelar el irregular terreno y forzó la plantación de 10 millones de árboles para evitar los aludes. Durante su construcción se produjeron varios accidentes y las estimaciones aluden a 400 los obreros muertos durante las obras, ya fueran arrollados por las excavadoras, sepultados por las rocas, o accidentados por la inestabilidad de un terreno donde el agua salía a borbotones de los acuíferos. Se trataba de obreros que venían de toda España a trabajar en las obras en tiempos difíciles.

El momento de mayor esplendor de la Estación Internacional de Canfranc fue en la década de los 40 del siglo XX, cuando coincidiendo con la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como paso prioritario por los protagonistas del conflicto bélico dentro de sus estrategias de expansión y resistencia.

Canfranc se convirtió entre 1942 y 1945 en punto clave de la ruta del oro nazi a la Península Ibérica, hubo presencia de las SS y la Gestapo, fue la vía de escape para muchos judíos y también de muchos alemanes perdedores y fue lugar de destacados episodios de contraespionaje.

Letrero de la Estación de Canfranc

La supuesta neutralidad española en el conflicto bélico provocó que en esa época de convulsión en Europa llegaran a pasar 1.200 toneladas de mercancías mensuales en la ruta Alemania-Suiza-España-Portugal, entre ellas 86 era oro nazi robado a los judíos.

Alemania controló la aduana internacional de Canfranc durante la 2ª Guerra Mundial con un grupo de oficiales de las SS y miembros de la Gestapo que residían en el hotel de la estación y en otro del pueblo. España no estaba en guerra pero Franco debía devolver la ayuda que Hitler le proporcionó en la Guerra Civil. lo que se tradujo en enviar a Alemania toneladas de wolframio de las minas gallegas, mineral fundamental para blindar sus tanques y cañones. Y a cambio de esa ayuda estratégica para prolongar la contienda, España recibió al menos 20 toneladas de oro, producto del espolio a los judíos. Incluso se siguió exportando Wolframio a Alemania cuando en 1944 los aliados presionaron al régimen de Franco para que dejara de hacerlo con el fin de concluir la guerra.

Y todo esto se sabe gracias a los Documentos de Canfranc hallados por el ciudadano francés de orígenes españoles Jonathan Díaz.

Pero la aduana internacional de Canfranc también fue la puerta de entrada a la libertad de muchos judíos que huían de los alemanes, aunque la Gestapo y las SS devolvieron a muchos o los deportaron.Los datos oficiales señalan que unos 30.000 judíos atravesaron la frontera española. Quienes conseguían pasar la aduana se dirigían a Lisboa o a Algeciras para pasar al norte de África, una vez fue liberado por los aliados en 1943. También muchos huían atravesando los montes ayudados por los vecinos de la zona que hacían de guías.

Vista exterior de Canfranc

En aquella época y con una guerra mundial de por medio, Canfranc formó parte de una red de espionaje como la Pie y Mithorpie de la Resistencia Francesa, puestas en marcha por el célebre coronel Remy, y que empezaron a funcionar y enviar sus mensajes desde Francia a Londrés a través del tren que unía diariamente Canfranc con Zaragoza, Madrid y Lisboa. Así pues, el paso fronterizo de Canfranc fue de vital importancia para los estados mayores aliados durante el conflicto bélico. En los trenes que atravesaban la frontera se pasó documentación fundamental entre la Resistencia Francesa y los estados mayores de Gran Bretaña y Estados Unidos, que serviría para derrotar a Hitler.

Y aquí destaca la labor clave y heroica del jefe de aduanas francés Albert Le Lay, espía aliado que hizo de enlace entre la Resistencia con los aliados en conexión con los ferroviarios franceses. Gracias a él se mantuvo un contacto permanente con los estados mayores aliados en un momento crucial de la guerra. Los alemanes habían invadido el norte de Francia en 1941 haciendo que la comunicación de los aliados a través del Canal de la Mancha fuera más complicado, de ahí que los estados mayores aliados decidieran usar el paso de Canfranc para comunicarse a través de Madrid y Lisboa, capitales de países teóricamente neutrales. Los aliados necesitaban saber qué ocurría en Francia para saber dónde atacar.

Albert Le Lay jefe de aduana en Canfranc durante
la Segunda Guerra Mundial

La Gestapo y los soldados alemanes se hicieron cargo del puesto fronterizo de Canfranc dónde llegó a ondear la esvástica en la parte francesa hasta 1945. Con gran riesgo para Le Lay, pasarían aviadores británicos derribados en Francia, miembros de la Resistencia y numerosos documentos, además de ayudar a huir a muchos judíos. Su heroica actuación le valió ser condecorado por Francia y Estados Unidos.

La estación de Canfranc actualmente sólo ofrece servicios de media distancia operados por Renfe, las conexiones internacionales con Francia quedaron suspendidas en 1970 cuando un tren de mercancias descarriló en el lado francés provocando el derrumbe del puente de L'Estanguet. La estación internacional estuvo durante años abandonada. Entre 2006 y 2009 se rehabilitó en parte aunque no finalizaron por completo por falta de financiación.

La Estación Internacional de Canfranc fue declarada Bien de Interés Cultural en el 2002, y en la actualidad se lucha desde diferentes organizaciones y entidades para la reapertura de la línea ferroviaria Pau-Canfranc-Zaragoza.


-------------------------------------------------------------------------------------
Referencias:
http://www.jaca.com/estacion-canfranc.php
http://www.crefco.org/201607116147/FERROCARRIL-ZARAGOZA-CANFRANC-PAU-ESTADO-ACTUAL-Y-PERSPECTIVAS-DE-REAPERTURA
http://esperandoaltren.blogspot.com.es/2013/03/el-canfranc-2-parte.html


08 marzo, 2018

EL PAPEL DE LA MUJER EN LA PREHISTORIA

Venus de Willendorf
Con ocasión del Día Internacional de la Mujer, esta entrada se centra en el papel de las mujeres en  la Prehistoria. A la vez tan distintas y tan iguales a las mujeres de hoy.

El papel de la mujer como sustento importantísimo de los pueblos y de las culturas desde antiguo es algo que pocos cuestionan hoy día, pues a lo largo de la historia las mujeres han participado de todos los procesos económicos y sociales, aunque muchas veces han quedado relegadas a un segundo plano o incluso ignoradas. La Prehistoria tampoco escapa a esta invisibilidad.

Hoy se sabe que las mujeres durante la Prehistoria tuvieron un papel esencial en el desarrollo de los grupos humanos ocupándose de tareas esenciales para su subsistencia. Los restos arqueológicos evidencian que, desde el Paleolítico hasta la Edad de los Metales, la mujer no sólo realizaba tareas de reproducción, manutención y producción sino que también participó en trabajos fuera del ámbito doméstico como eran la caza, la recolección o el cultivo de la tierra, llegando en algunas ocasiones a alcanzar un fuerte poder social, apreciable en el mundo religioso y de la muerte.

Importante a la hora de valorar el rol de la mujer en la Prehistoria es tener en cuenta la arqueología de género, cuyo fin es poner en valor, a través de nuevas lecturas de la cultura material y del registro arqueológico, la importancia que tuvo la mujer tanto en la vida privada como en la pública a lo largo de miles de años.

Ya a finales del S.XIX se cuestiona por primera vez el papel de las mujeres en la prehistoria, y a ello ayudaron dos movimientos, uno científico (el evolucionismo social) y otro político (el primer movimiento feminista de las sufragistas). Pero no sería hasta la década de los setenta, coincidiendo con la segunda ola del feminismo cuando aparece el tema de las mujeres como tema de reflexión e investigación en prehistoria, de la mano de los movimientos reivindicativos para la mejora de las condiciones legales, económicas y sociales.

Para conocer el pasado humano, y de las mujeres en particular durante la Prehistoria, hay que basarse en la arqueología y en el hallazgo de restos no sólo humanos sino también de representación en figurillas o dibujos que han aparecido en diversos materiales como piedra, marfil, hueso etc. Y también hay que tener en cuenta la etnografía, y ambas permiten demostrar la inconsistencia de ciertos modelos que daban por sentada la vinculación de ciertas actividades a uno u otro sexo.

Representación de un grupo familiar de Homo Heilderbergensis 

Muchas veces las reconstrucciones sociales del pasado parten de un cierto error al pensar en lo que ocurre en el presente o en el pasado más inmediato y en imaginarse lo que "debió" ocurrir. Pero esto puede ser peligroso ya que el público en general suele dar gran importancia a la antigüedad de las costumbres y amparándose en ello se refrendan actitudes del presente que pueden llegar a ser poco recomendables, como la agresividad, la desigualdad social, el sometimiento de unos individuos frente a otros, etc. Y en especial de las mujeres frente a los hombres.

Además a la marginalidad de la mujer contribuyeron los mitos y los relatos sobre los humanos, tanto los creacionistas como los evolucionistas que han servido para mantener en la sociedad occidental una discriminación que considera inferior a la mitad de la humanidad, las mujeres. Incluso en la actualidad, de forma consciente o inconsciente se siguen reproduciendo esos estereotipos.

El pasado (y las explicaciones del pasado) ha servido para justificar el presente: "así lo hizo Dios" para el creacionismo, o "eso es propio de la naturaleza" para el evolucionismo. Por tanto, la posición en la que se coloca a las mujeres desde el pasado más remoto, subordinada y sometida, se presenta como una consecuencia o, bien de la voluntad de Dios o, bien de los designios de la naturaleza.

Las sociedades prehistóricas se suelen representar al público en general bastante desequilibradas con muchos más hombres que mujeres, con los hombres ocupando espacios exteriores y realizando labores importantes (o que la sociedad actual considera importantes) lejos de las criaturas y los hogares, de pie o sentados, pero pocas veces inclinados o de rodillas.Se suele tener la visión  de que el individuo-tipo de la Prehistoria es un adulto masculino, prácticamente occidental y se suelen olvidar el resto de miembros del grupo, como los individuos infantiles, mujeres e individuos de edad avanzada. Por su parte, las mujeres son son escasas en número, suelen apareces en espacios interiores, realizando tareas poco valoradas en la actualidad, relacionadas con la crianza y el mantenimiento, y en muchos casos están de rodillas o asumen posturas inclinadas. Estas imágenes se corresponden a una visión de la cultura judeo-cristiana, que tiende a mantener los símbolos de humillación, sumisión y acatamiento de las mujeres. Si nos basamos en la etnografía del S.XIX las mujeres iban a por agua, recogían leña, cocinaban, pero también labraban la tierra, plantaban y recolectaban o trataban el ganado.

Representación del trabajo de la mujer en la Prehistoria

Hay que señalar que la mujer ha sido representada desde muy antiguo mediante "figuritas" en todas las culturas y en todos los continentes, de hecho la imagen de la mujer es la primera representación de un ser humano, lo que sugiere que debió darse un cierto reconocimiento a la importancia de las actividades relacionadas con las mujeres. Estas figurillas tienen una antigüedad mínima de 30.000 años (Paleolítico Superior) y representan a mujeres obesas, sin rostro, brazos delgados que desaparecen bajo senos voluminosos, torso superior delgado, caderas elevadas y abdomen prominente (a veces muestran un avanzado estado de gestación), grandes muslos, piernas cortas y acabadas en redondo y pies desproporcionadamente pequeños. Son figuritas en general de pequeño tamaño y casi siempre aparecen desnudas. El material en el que se realizaron en piedra, hueso o marfil.

En cuanto al significado de estas figuritas femeninas se ha relacionado con amuletos para el parto, representación de la Diosa Madre, incluso se ha propuesto como retratos elaborados por las propias mujeres. Otros investigadores asociarían estas figurillas dentro de una mitología de la feminidad o de la fecundidad femenina, puesto que es la mujer la que asegura la subsistencia de la especie a través de la maternidad. Estas figuritas siempre se han hallado en un contexto doméstico, no funerario, y por ello se las asocia a actividades de mantenimiento y puede que a rituales que acompañaban a dichas actividades. Parece que lo femenino se entendía de forma integradora y que ocupaba el espacio cotidiano por completo.

En el Neolítico las figuritas femeninas aparecen en los enterramientos y representarían la fertilidad/fecundidad de la Tierra, y estarían hechas de arcilla. Otra interpretación indica que estas figurillas serían una especie de exvotos u ofrendas que recordarían a los antepasados para que los protegieran a ellos y a sus tierras. El hecho que se hayan encontrado más figuritas femeninas que masculinas podría indicar que los derechos que se tenían sobre las tierras que poseían se transmitieran por vía materna.

Destacan las figuritas femeninas del arte prehistórico de la zona levantina que aparecen en cuevas y que representan figuras que interactúan, ya no son imágenes estáticas sino en movimiento. Realizan tareas recolectoras y productivas, de mantenimiento y de creación de vida y otras imágenes más lúdicas. Es decir, el arte levantino parece reflejar a las mujeres en su trabajo diario, en sus actividades cotidianas, pero también refleja la comunicación y la ayuda entre mujeres que contribuye a la cohesión del grupo.

Arte rupestre levantino. Grupo de mujeres danzando.Cueva del Cogul

Este arte parece reflejar más claramente la división del trabajo por razón de sexo, pero la realidad es que se trataban de actividades complementarias entre hombres y mujeres, ya que las relaciones de género tienden a ser más igualitarias y de interdependencia. Así, en los grupos de cazadores-recolectores apenas hay diferenciación social, más bien al contrario ya que parece que se desarrolló un fuerte deseo de igualdad y de compartir, lo importante era la subsistencia del grupo y ésta dependía por igual de hombres y mujeres.

Por tanto, por las evidencias arqueológicas y la comparativa con la etnografía, las mujeres realizaban labores esenciales en el mantenimiento de sus sociedades y, al igual que los hombres, intervenían en todas las actividades propias de un grupo desde las religiosas a las de caza.

Las mujeres han estado históricamente vinculadas a las actividades de mantenimiento, relacionadas con la preparación del alimento y la preservación de unas adecuadas condiciones de higiene y salud, además del cuidado del resto de los miembros del grupo y de la socialización de los individuos infantiles. El problema es que se trata de actividades que siempre se han infravalorado y englobado en el despreciado concepto "doméstico". Se trata de actividades fundamentales dentro de un grupo. Un reflejo de ello lo podemos ver en la actualidad, ya que desde la incorporación de la mujer al mundo laboral, ha habido un progresivo cambio en el reparto de roles tradicionales, que ha llevado a las administraciones a tomar medidas como la conciliación de  la vida laboral y familiar o la ley de Dependencia.

Representación de una familia Neandertal.

En sociedades como las prehistóricas la alimentación de los individuos infantiles mediante la lactancia era un recurso fundamental, y esto pudo vincular a las mujeres a actividades de mantenimiento y al espacio doméstico pero sin que eso significara necesariamente desigualdad o subordinación. El menosprecio hacia estos trabajos es una construcción posterior de la sociedad patriarcal en la que nos encontramos.

En las sociedades prehistóricas no hay datos que lleven a pensar que las mujeres no cazaban o que no intervinieron en determinadas producciones, como la de la piedra tallada o la metalurgia. Los ajuares funerarios en las sepulturas parecen más bien indicar diferencias en el estatus social  y en la realización de determinados trabajos, más que en la existencia de desigualdades entre mujeres y hombres.


-------------------------------------------------------------------------------
Referencias:
Las Mujeres en la Prehistoria. VVAA. Diputación de Valencia.2006.




20 febrero, 2018

EL ORIGEN DE LA ESCRITURA

Comúnmente se acepta que la Historia comienza con los registros escritos. Los restos de la cultura humana sin la escritura constituye el ámbito de la Prehistoria Se pueden considerar un antecedente de la escritura las manifestaciones que nuestros antepasados  dejaron reflejadas en el arte rupestre. No son escritura porque no forman parte de un sistema convencional de signos, pero en la raíz de toda escritura se encuentra la pintura, y esto es un hecho comprobable ya que todas las sociedades actuales que carecen de escritura poseen caracteres pictóricos, es decir figuras y decoraciones semejantes a objetos y seres reales.

Tablilla de arcilla con escritura cuneiforme

La arqueología ha desenterrado numerosos vestigios neolíticos de representaciones animales, caracteres, cifras, signos y símbolos cuyo significado se nos escapa.

Hay unanimidad en aceptar que los primeros códigos de escritura aparecieron entre el V y el IV milenio a.C. y que la cuna de la escritura fue Mesopotamia.

El origen de la escritura va asociado al comercio, las transacciones entre comerciantes de tierras lejanas necesitaban plasmarse en signos, y esto hizo que los primeros textos escritos contuvieran solo cifras y números. Así por ejemplo, el animal que más se contabiliza es la oveja, que se representaba con una cruz dentro de un círculo (el animal en su corral). De hecho, contabilidad en la antigua Mesopotamia se realizaba a traves de bullas, especie de esferas y conos, que contenían en su interior representaciones icónicas de animales en barro utilizadas como registro en los trueques hacia los años 6.000 y 5.000 a .C. Los tratantes modelaban con arcilla una pequeña bola para introducir en su interior un número determinado de figuras que se correspondía con la cantidad y el tipo de artículo vendido, después sellaban la bulla y marcaban el exterior de ésta el contenido con unos símbolos que se consideran los antecedentes de la escritura cuneiforme. Así, las primeras tablillas se escribieron presionando estas fichas, llamadas cálculos, sobre la arcilla blanda. El siguiente paso hacia la escritura sería dibujar los mismos signos sobre arcilla.

Fichas o cálculos de arcilla

Aunque la primera lengua que alcanzó la escritura fue el sumerio en Mesopotamia, otras le seguirían, desde el Mediterráneo al Pacífico occidental. Siete fueron los pueblos que concretaron su pensamiento en signos siendo su origen independiente: en Mesopotamia el sumerio, en Elam (este de Sumeria y Acad, actual suroeste de Irán), en Egipto, en el valle del Indo, en Creta y Grecia, en Anatolia y Siria, y finalmente en China.

Los escritos sumerios más antiguos que se conocen aparecieron en la antigua ciudad de Uruk. La escritura surge en un entorno urbano y en grandes edificios como palacios y templos, siendo de suponer que esos documentos se realizaban para organizar la administración de esos lugares.

Mapa con los principales focos de escritura

Los primeros mensajes que se conocen estaban escritos en caracteres logográficos, es decir, que empleaban dibujos para representar cosas concretas. Pero esto generaba imprecisiones en la interpretaciones y para corregirlo se generó un sistema de escritura que exigía un aprendizaje en escuelas.Los signos cuneiformes eran escritos por escribas usando cuñas principalmente sobre tablillas, casi siempre de arcilla y ocasionalmente de metal, que luego se guardaban en una suerte de primitivas bibliotecas, escrupulosamente organizadas, que servían para el aprendizaje de futuros escribas. Los futuros escribas eran niños, de clases altas, que practicaban con largas listas, después eran destinados como funcionarios por todo el imperio.

Los signos acabaron con el tiempo tomando una forma angular, en forma de cuña, de ahí viene el nombre que se le asignó posteriormente, escritura cuneiforme. Pero la evolución no se detuvo y el paso siguiente sería el alfabeto.

Escribas sumerios

Los fenicios fueron los grandes navegantes de la antigüedad, los únicos entre los pueblos semíticos que se atrevieron a desafiar al mar en busca de nuevas tierras. Hábiles artesanos y comerciantes, su agudeza les llevaría ya en la edad del bronce a inventar el alfabeto. Un sencillo sistema en el que con apenas 26 caracteres eran capaces de expresarlo todo. Los fenicios establecieron colonias comerciales en el mundo griego y llevaron con ellos su escritura, la cual perfeccionarían siglos después los griegos añadiéndole las vocales y llamando a este listado de sonidos, alfabeto, cediéndolo a la posterioridad con el nombre de sus dos primeras letras (ἄλφα alfa, α y  βῆτα  beta, ß). Esta escritura mejorada retornaría a Fenicia que la expandió por el Mediterráneo, llevándola a todos los pueblos con los que comerciaba.

Por mucho que se diferencien entre sí los distintos alfabetos empleados en los distintos países, todos poseen características que al rastrearlas indican que tuvieron su origen en una pequeña región del Mediterráneo Oriental. Con la excepción del chino, solo existe un sistema de escritura en uso en la actualidad, el alfabeto de origen semítico-griego.

Pero volviendo 3.000 años atrás hay que señalar a la ciudad de Uruk, que tiene un papel básico en el origen de la escritura. Esta era una enorme ciudad de Mesopotamia situada en la ribera oriental del río Eúfrates (actual Irak) que en su mayor apogeo poseía enormes y numerosos palacios y templos. Fue la mayor ciudad del mundo en su tiempo y probablemente la cuna del sello cilíndrico, el cálculo y la contabilidad. Allí se hallarían los testimonios escritos más antiguos de la humanidad.

Reconstrucción de la ciudad de Uruk

Desde el S.XIX los investigadores se esfuerzan en descifrar sus signos, y a ello ayudaría el descubrimiento, a finales de ese mismo siglo, se encontró una inscripción trilingüe, en la que se empleaban tres sistemas de escritura distinto, uno de ellos la escritura cuneiforme (el sumerio). La lengua sumeria no tiene ninguna relación con ninguna de las lenguas habladas en la actualidad con lo que su desciframiento se complicaba. Pero los antiguos habitantes de Mesopotamia consideraron el sumerio una lengua clásica, y se estudió profundamente tanto su vocabulario como su gramática, y los diccionarios y gramáticas que han llegado a nuestros días han ayudado a conocer y poder descifrar la lengua sumeria representada en las tablillas cuneiformes.

En 1835 Henry Rawlinson, un oficial de la armada británica, encontró la Inscripción de Behistún, en un acantilado en Behistún en Persia. Tallada durante el reinado del rey Darío I de Persia (522-486 a. C.), consistía en textos idénticos escritos en los tres lenguajes oficiales del imperio: persa antiguo, babilonio y elamita. La importancia de la inscripción de Behistún para el descifrado de la escritura cuneiforme es equivalente al de la piedra de Rosetta para el descifrado de los jeroglíficos egipcios. Rawlinson dedujo correctamente que el persa antiguo usaba un alfabeto silábico y lo descifró correctamente. Trabajando de manera independiente, el asiriólogo irlandés Edward Hincks también contribuyó al descifrado. Después de traducir el persa, Rawlinson y Hincks comenzaron a traducir los otros.

Las transcripciones de la escritura cuneiforme nos han dado cuenta de todo lo que hoy conocemos sobre Asiria, Babilonia y el antiguo Oriente Próximo.


Inscripción de Behistún

Como dato curioso de Babilonia nos ha llegado el más famoso logotipo que ha identificado a la medicina, la serpiente como signo de curación. El mito aparece en la epopeya de Gilgamesh, legendario gobernante de los primeros tiempos de Uruk. Mesopotamia fue la cuna de la medicina, la escritura y el cálculo. Por desgracia, las sucesivas y actuales guerras que asolan esa parte del mundo hacen olvidar que esos pueblos fueron hace miles de años cultos y ricos, y cuna del saber humano.

Hasta la llegada del alfabeto, el uso de la escritura se limitaba a poblaciones de las cuencas del Nilo, el Indo, Tigris y Eúfrates. Pero con la difusión a gran escala de la escritura fenicia, las civilizaciones situadas en el Oriente Próximo y el Mediterráneo tuvieron mayor facilidad para entenderse entre ellas, archivar su historia o dejarnos el legado de sus creencias y religiones. Y las sociedades que perfeccionaron mejor sus alfabetos (fenicios, griegos y romanos) fueron las que alcanzaron un mayor desarrollo.

Alfabeto fenicio

La escritura fue evolucionando hasta convertirse en un medio más preciso y perfecto de comunicación. Existen unas 3.500 lenguas en esta Torre de Babel que es la Tierra, y cada década desaparecen 3 lenguas en un proceso de extinción por conquista comercial, exclusión o abandono de las tradiciones, perdiéndose con ellas una riqueza intangible e incalculable de la que sólo podrán escapar del olvido aquellas lenguas que posean escritura.


---------------------------------------------------------------------------------
Referencias:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/historia-de-lo-cotidiano/aventura-del-saber-escritura/2899068/
http://www.xlsemanal.com/conocer/historia/20170810/historia-origen-escritura.html


05 febrero, 2018

DICHO CON HISTORIA: "LA OCASIÓN LA PINTAN CALVA"

Ocasión y Penitencia de Andrea Mantegna (1500)
Seguro que hemos escuchado, en alguna que otra ocasión, la expresión "la ocasión la pintan calva" es una frase que señala que no se deben dejar pasar las oportunidades que se presentan en la vida.

Esta expresión proviene de la representación de la diosa greco-romana Ocasión. Su origen es muy antiguo, y en la mitología se la representaba como una bella mujer, desnuda, con alas en la espalda y en los pies, y apoyada de puntillas sobre una rueda, llevando además un cuchillo en las manos. Esta representación de la diosa se atribuye al escultor Fidias.

Se dice que pasaba ante los humanos con tal rapidez, que se la consideraba como el símbolo de la fugacidad. El rostro de esta diosa aparecía enmarcado por una abundante y hermosa cabellera, pero apenas pasaba, se podía comprobar que su cabeza, por detrás estaba totalmente calva.

Quien estuviera atento para verla venir de frente, podría atraparla con vehemencia por los cabellos y con ellos la ocasión, pero al menor descuido, se le escaparía, y al ir tras ella sería imposible sujetarla, debido a su calvez. El afortunado que la alcanzaba se alzaría con un logro, más o menos importante o una buena coyuntura.

Esta representación de la Ocasión con ese corte de pelo tan extraño se puede encontrar en el Quijote cuando se dice que "Suma era la alegría que llevaba consigo Sancho, viéndose, a su parecer, en privanza con la duquesa, porque se le figuraba que había de hallar en su castillo lo que en la casa de don Diego y en la de Basilio, siempre aficionado a la buena vida; y así, tomaba la ocasión por la melena en esto del regalarse cada y cuando que se le ofrecía".

Joaquín Bastús (escritor, periodista y enciclopedista español 1794-1873) en su obra La sabiduria de las naciones, cita el diálogo (tomado de una antología griega) entre un viajero y la estatua de la diosa Ocasión, obra del escultor Lisipo:

_ ¿Qué artista te ha construído?, pregunta un viajero a la estatua Ocasión.

_ Uno natural de Siciona, contesta esta.

_ ¿Cuál es su nombre?

_ Lisipo.

_ ¿Quién eres tú?

_ El arbitro supremo de todas las cosas; la Ocasión.

_ ¿Por qué te sostienes sobre la punta del pie?.

_ Para indicar que no me fijo jamás en ninguna parte.

_ ¿Y te han puesto alas en los pies?.

_ Sí, porque mi vuelo aventaja al mismo viento.

_ ¿Por qué tienes esa navaja en la mano?.

_ Para demostrar a los hombres que soy más cortante que ninguna cuchilla.

_ ¡Y esa cabellera que desciende hasta tu frente?.

_ Es para ser cogida fácilmente por el primero que me encuentre.

_ Observo que no tienes un solo cabello en la parte posterior de la cabeza.

_ A fin de que ninguno de aquellos que me habrán dejado pasar sin cogerme puedan luego realizarlo.

_ ¿Con qué objeto el artista te ha colocado en este pórtico?

_ Sábelo, extranjero, para instruirte.

La diosa Ocasión. Xilografía de Nicolai Bassaei (1598)

El fresco de Andrea Mantegna reproducido más arriba que lleva por nombre "Ocassio e Poenitentia" (Oportunidad y Penitencia) representa a un hombre con los brazos extendidos, tratando de alcanzar a la escurridiza Ocassio, que tiene la apariencia de una virgen con el rostro cubierto por un grueso mechón de pelo, y cuya cabeza es calva en la nuca. Las alas en los pies de Ocassio simbolizan la velocidad a la que pasa, y el balón bajo sus pies representa su inestabilidad. El hombre que intenta capta la oportunidad al vuelo tomando su mechón de pelo antes de que desaparezca, es aquí detenido por Poenitentia (en el sentido de la virtud), ubicada sobre un pedestal rectangular (símbolo de la estabilidad) que lo insta a un estilo de vida más consciente y sobrio. La obra parece ser una invitación a no dejarse cautivar por el encanto de la ubicua diosa Ocasión, prefiriendo la prudencia y la virtud.

Con el paso del tiempo la expresión perdió parte de su sentido original y comenzó a ser utilizada, también, para dar a entender que hay ciertas cosas que se logran más por suerte que por capacidad.

Otro dicho de similar contenido y origen es el que dice "tomar la ocasión por los pelos" que se ha apocopado en la frase "por los pelos" indicando que se realizó una cosa en el último momento, antes de que pasase la oportunidad de hacerlo.

Así pues, este popular dicho nos insta a  no vacilar, sino tener decisión y presteza, para no perder las oportunidades que se nos presentan en la vida, pues no suelen aparecer dos veces.


--------------------------------------------------------------------------
Referencias:
http://aliso.pntic.mec.es/agalle17/cultura_clasica/entre_dichos/calva.html
http://www.lebrijadigital.com/web/secciones/133-expresiones-populares/1087-expresiones-populares-la-ocasion-la-pintan-calva