15 enero, 2017

LOS ORIGENES DE LA MITOLOGÍA GRIEGA

El Triunfo de la Civilización. Jacques Réattu (1793)
Gran parte del idiosincrasia de los pueblos antiguos se encuentra en la historia de sus dioses. Así, los griegos imaginaban a sus dioses muy parecidos a ellos mismos, con parecidas virtudes y defectos, aunque con más poder, inteligencia y belleza. Por ello, los griegos se tomaban muchas libertades con sus dioses, sus rasgos humanos no les inspiraba un temor aterrador, como el que aparece en otros pueblos. Los griegos convivían con sus dioses, cuyas andanzas formaban parte de su tradición familiar, e iban pasando de de generación a generación.

El tiempo de los mitos es una época de dioses y héroes fabulosos surgidos en la Grecia arcaica. La mitología era considerada por los griegos como una parte de su historia, y servían para explicar tanto los fenómenos naturales como las diferencias culturales, enemistades y amistades tradicionales. Es decir, explicaban tanto el origen del mundo como de las cosas. Para los propios dirigentes griegos era un motivo de orgullo tener ascendencia mitológica.

Las leyendas mitológicas griegas han llegado hasta nuestros días gracias a rapsodas y  poetas griegos como Hesíodo y Homero, quienes se inspiraron en los relatos transmitidos de padres a hijos durante cientos de años y que cantaban las vidas y aventuras de dioses y héroes.

Según relata el poeta griego Hesíodo en el inicio de los tiempos sólo existía el Caos. Las sucesivas generaciones de dioses representan el complicado proceso que entrañaba el paso del Caos al Cosmos, el paso de la ausencia de Orden Universal de Justicia Suprema y de Belleza Absoluta a su definitiva presencia. Del Caos surgirían tres generaciones de dioses, la última de ellas la generación de los Dioses Olímpicos o Dioses Mayores, fue la que centraría la atención de Homero y su ideal religioso, que tendría gran influencia en la civilización griega posterior.

Genealogía de la mitología griega./Autor Tagheuher
WikimediaCommons

La 1ª Generación de Dioses.
Urano y Gea fueron la primera pareja de dioses y potencias primigenias, representan al Cielo y la Tierra, surgidas ambas del Caos. Junto a ellos aparecería Eros, como representación de la atracción cósmica que actúa sobre dioses y hombres haciendo que éstos se unan. De la unión de Urano y Gea surgieron los Titanes y Cíclopes, a los que Urano por miedo a ser destronado por su descendencia, obligaba a permanecer dentro del seno de su madre, Gea, la cual harta de los sufrimientos que ello le ocasionaba se alió con el más joven y fuerte de los Titanes, su hijo Cronos, al que entregó una hoz de oro para que la utilizara contra su padre en una emboscada que habían planificado. Cronos utilizó la hoz para castrar a Urano cuyos genitales fueron tirados al mar lo que produjo el nacimiento de Afrodita. En tierra la sangre de Urano fecundó a Gea quien engendró a los Gigantes y las Furias.

La 2ª Generación de Dioses.
Tras la muerte de Urano a manos de su hijo Cronos se llega a la segunda generación de la teogonía mitológica. Destacan Crono y su esposa Rea, también potencias primigenias que representan el Tiempo y la Naturaleza. Pero Cronos se vio condicionado por la maldición de su padre que antes de morir vaticinó su muerte también a manos de uno de sus hijos. Para evitarlo Cronos devoraba a sus hijos nada más nacer. Pero Zeus logró salvarse.

La 3ª Generación de Dioses. Los Dioses Olímpicos.
Rea, cansada de la actitud destructiva de Cronos hacia sus hijos, salvó a Zeus, engañando a Cronos y ofrecéndole una piedra envuelta en pañales. El pequeño Zeus fue puesto a salvo en una gruta en Ida, Creta. Al crecer liberó a sus hermanos del vientre paterno, y declararon la guerra a los Titanes, dirigidos por el gigante Atalante. Los augurios se cumplen dando lugar así a la generación de Zeus y los Dioses Olímpicos, generación que representa el ordenamiento del Mundo y la justicia suprema. Los Titanes fueron confinados al Tártaro y los Gigantes fueron enterrados bajo enormes montañas. Por su parte, Zeus lograría esquivar la temible profecía del oráculo que condenaba al asesino de su padre a morir él mismo a manos de uno de sus hijos. Zeus gobernaría junto a sus hermanos e hijos desde el monte Olimpo.

Rea engañando a Cronos. Relieve romano.

Los Dioses Olímpicos se dividen a su vez en dioses mayores y menores:

Los Dioses Mayores, se caracterizaban por residir en enormes palacios construidos por Hefesto en el monte Olimpo, mantenían una relación con los hombres benéficas y/o dañinas, tienen apariencia humana y guardaban un orden jerárquico de tipo monárquico o patriarcal. Los dioses y diosas olímpicos eran: Zeus, Posidón, Hades, Apolo, Hefesto, Ares, Dionisio, Hera, Atenea, Démeter, Afrodita, Ártemis, Hestia, Hermes e Iris. Cada uno de ellos tenía unas determinadas características y atributos.

Los Dioses Menores, no pertenecían al panteón olímpico, pero tuvieron cierta relevancia gracias a la tradición oral y escrita, que iba transformando las leyendas. Muchos de los dioses menores guardan relación con el culto y las leyendas vinculadas a los dioses olímpicos, y algunos hasta fueron introducidos en Grecia antes que ellos, pero finalmente quedaron relegados a un segundo plano. Dentro de estos dioses menores están los relacionados con el campo y la vida en el monte como el dios Pan (dios de los rebaños y los pastores), los Sátiros (protectores de los bosques) o las Ninfas (asociadas a lugares naturales como ríos o bosques). Los dioses relacionados con el mar como los dioses Océano y Nereo. Los dioses domésticos (dioses propios de la vida y que presidían actividades como las bodas o la riqueza) como Himeneo o Pluto. Los dioses alegóricos (aparecen en la época helenística y están más cercanos a la realidad cotidiana) como la Fortuna, la Victoria, el Destino, la Venganza. También existían otras divinidades agrupadas en grupos de tres o nueve, como las nueve musas, las tres Horas, las tres Parcas o las tres Gracias.

Ninfa en el bosque.C.A Lenoir.

En otro orden estaban los semidioses, los mortales y los seres mitológicos y cuyas hazañas fueron cantadas, primero, en los poemas épicos de Homero y, más tarde en las obras de autores como Sófocles, Esquilo o Eurípides.

Los semidioses y héroes solían ser hijos de un dios y una mortal, caso de Heracles o Perseo, aunque también podían ser hijos de simples mortales, como Aquiles o Agamenón. Entre los héroes los hay civilizadores que limpian el mundo de mostruos, otros son héroes guerreros. Estos héroes se caracterizaban por su valor sobrehumano y su anhelo de gloria, llevando a cabo hazañas imposibles para los humanos, que a veces les lleva a conseguir la inmortalidad. Las historias de los héroes se reunían en ciclos mitológicos: Ciclo Troyano, referido a Aquiles; Ciclo Tebano, en referencia a Edipo; Ciclo Minoíco basado en Teseo; Ciclo Heraclida, en honor a Hércules y el Ciclo de los Argonautas en relación a a Jasón.

En cuanto a los mortales o humanos en la mitología griega existen versiones diferentes sobre su origen, y así, Hesíodo recoge el mito de las razas, según el cual los hombres tienen el mismo origen que los inmortales, pero su raza fue degradándose hasta quedar la última, tras la de oro, plata, bronce, y las de los héroes o semidioses. Otro mito recoge que los humanos fueron creación de Prometeo, su benefactor.

Por último se encuentran los seres mitológicos, que suelen ser seres divinos, generalmente inmortales, aunque algunos mueren a manos de los héroes. Una de las características es que se exagera una parte de su cuerpo y los hay híbridos. mitad humana y mitad animal. Entre los seres de la mitología griega destacan los Centauros, Medusa, la Esfinge, los Grifos, el Minotauro, Pegaso, entre otros.

Medusa. Mosaico.
Museo Arqueológico Nacional de Tarragona

La mitología griega ha ejercido una fuerte influencia en la cultura occidental formando parte de su patrimonio. Poetas y artistas se han inspirado en ella a lo largo de la historia quedando plasmada en innumerables obras de arte.


---------------------------------------------------------------

Referencias:
Robert Graves (1965). Dioses y héroes de la antigua Grecia. Lumen
http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/griego/esg144ca2.php


No hay comentarios:

Publicar un comentario